El oscuro borde de la luz I (fotos y microrrelatos)

Días de vino y rosas

Posted in Crítica by Juan Yanes on 25 febrero 2010

Días de vino y rosas.- Encontró el hermoso poema de Ernest Dowson, que ella recitaba premonitoriamente: “No son largos los días de vino y rosas, de un nebuloso sueño surge nuestro sendero y se pierde en otro sueño”. Las imágenes discurrían inexorables. No había mística alguna, solo la lenta destrucción del alcohol. El poema se llamaba, Vitae Summa Brevis Spem Nos Vetat Incohare Longam, algo así como La breve suma de la vida nos impide la esperanza de permanecer largo tiempo, que Dowson tomara de unos versos de Horacio. Pero habían elegido arruinar sus vidas como una forma radical de entender el carpe diem, y así, las imágenes seguían discurriendo inexorables, como inexorable era el camino que juntos perseguían hasta llegar al fondo de la desaparición. Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

Anuncios

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Gemma said, on 26 febrero 2010 at 17:04

    Ay, ese reflejo en sombra del alcohol…
    Saludos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: